• El Juego Interior

¿Y tú qué eres: visual, auditivo o kinestésico?

Actualizado: feb 10


¿Y tú qué eres: visual, auditivo o kinestésico? ¿No lo sabes? ¡No te preocupes, porque después de leer este artículo, seguro que me podrás contestar! En el post anterior ya expliqué que la realidad, tal y como lo conocemos, no existe. Somos nosotros quienes la "reinterpretamos" según nuestra personalidad y la predominancia de unos sentidos sobre otros.

Existen tres maneras de representar el mundo a través de nuestra percepción sensorial: la visual, que es la predominante en la población, la auditiva y la sensorial o cinestésica o kinestésica. Esta última incluye las sensaciones físicas relacionadas con el movimiento, el tacto, el gusto y el olfato. A estas tres modalidades se les llama sistemas representacionales.

Visuales:

  • Piensan en imágenes y muchas cosas al mismo tiempo.

  • Son mayoritarias en la población.

  • Son observadoras y se fijan en los detalles.

  • Necesitan mirar y que les miren para comunicarse.

  • Se preocupan por su imagen.

  • Hablan deprisa y en tono alto.

  • Lenguaje influyente: “bajo mi punto de vista”, “échale un ojo” o “me gusta este enfoque”.

Auditivas:

  • Aprenden repitiendo lo que oyen y leen.

  • Piensan de forma secuencial: una idea detrás de otra.

  • Son buenas oradoras y saben escuchar.

  • Hablan modulando el tono y el timbre de voz.

  • Les gusta escuchar música y hablar con ellos mismos.

  • Tienen una imagen discreta y conservadora.-

  • Lenguaje influyente: “eso me suena bien”, “he hecho oídos sordos” o “me llama la atención”.

Kinestésicas:

  • Aprenden con lo que tocan y hacen.

  • Son emotivas e impulsivas.

  • Se las da bien las manualidades y la actividad física.

  • Se mueven y gesticulan mucho.

  • Hablan de forma pausada y con tono grave.

  • Anteponen su comodidad a la estética.

  • Lenguaje influyente: “me da buenas vibraciones”, “me huele mal” o “me pone la piel de gallina”.

Imagínate que voy por la calle y me cruzo con alguien conocido. Si utilizo mucho el canal auditivo, probablemente prefiera saludarle con un "¡hola, qué tal!"; si soy más visual, quizá le dedique una sonrisa o una expresión gestual de cortesía y, si soy más kinestésico, tal vez me acerque a abrazarle, besarle o estrecharle la mano.

A la hora de comprarse un coche, por ejemplo, una persona visual se fijará en el diseño, porque le ha de entrar por los ojos. Un auditivo necesitará, en cambio, que el vendedor le convenza con datos sobre el vehículo: los caballos que tiene, lo poco que consume, el equipamiento que lleva de serie... o incluso escuchar el ruido del motor. Sin embargo, un kinestésico se sentará en el asiento del conductor, disfrutará del tacto del volante, del olor de la tapicería, de la suavidad del cambio de marchas... De cómo sienta esa experiencia dependerá que lo compre o no.

Ahora observa a una persona hablar por teléfono. Si parece distraída, desconectada del mundo, seguramente utilice el sistema visual. Tiene que hacer un esfuerzo mayor para procesar la información auditiva y necesita estar muy concentrada en la conversación. Una persona visual es la típica que conduce mientras escucha la radio y que la apaga cuando tiene que aparcar o no encuentra una calle.

Un persona muy auditiva, en cambio, puede estar haciendo cualquier otra cosa mientras habla por teléfono. Y el kinestéstico probablemente se mueva de aquí para allá, móvil en mano, gesticulando todo el rato durante la conversación. ¿Quieres distinguir una persona visual de una auditiva? Acércate a ella y ponte a hablarle desde un lado, algo alejado de su campo de visión. Cuanto más se preocupe por girarse a mirarte, más tendente será a utilizar el canal visual. ¿Y qué podemos explicar de los deportistas? Pues que son muy kinestésicos. Su rendimiento depende mucho de sus sensaciones. Y son poco auditivos. No necesitan escuchar cómo se hace algo, sino ver cómo se hace o, mejor aun, verse haciéndolo, porque son también muy visuales.

El aprendizaje kinestésico es mucho más lento que el visual y el auditivo. Por eso ha sido, durante mucho tiempo, el gran olvidado del sistema educativo. Pero también es mucho más profundo. Tú puedes aprenderte la lista de los Reyes Godos y olvidarla al día siguiente, pero cuando se aprende a montar en bicicleta, nunca se olvida. La memoria muscular es la que perdura más en el tiempo.

Aunque siempre habrá uno que predomine sobre el resto, esta claro que todos utilizamos los tres canales o sistemas representacionales. E incluso podemos utilizar canales diferentes en situaciones diferentes. Pues yo puedo ser, por ejemplo, muy kinestésico en mi vida privada y, en cambio, en el trabajo, ser más visual o auditivo.

#sistemasrepresentacionales #PNL #canalessensoriales #percepcióndelarealidad

428 vistas